¿Qué es el Botox?

Más comúnmente usada en la frente, entre las cejas y alrededor de los ojos, la toxina botulínica o Botox puede suavizar las líneas finas y las arrugas, resultando en una apariencia más juvenil. La toxina botulínica también se puede utilizar para tratar la hiperhidrosis y las migrañas crónicas.