¿Qué es el Botox?

Más comúnmente usada en la frente, entre las cejas y alrededor de los ojos, la toxina botulínica o Botox puede suavizar las líneas finas y las arrugas, resultando en una apariencia más juvenil. La toxina botulínica también se puede utilizar para tratar la hiperhidrosis y las migrañas crónicas.

Suaviza y alisa las líneas y arrugas al reducir los efectos de la acción muscular con la toxina botulínica.

Zonas tratadas

El enfoque del cirujano plástico es preservar su apariencia natural suavizando las líneas y arrugas sin disminuir las expresiones faciales.

Para evitar el aspecto “exagerado”, limita el uso de la toxina botulínica a la parte superior de la cara. Las principales áreas de tratamiento son los pliegues de la frente, la glabela y las patas de gallo.

También se pueden utilizar técnicas más avanzadas, incluyendo un levantamiento de cejas para mejorar la apariencia de los párpados caídos, así como medidas especiales para corregir una sonrisa gingival, las líneas del cuello y la piel espeluznante de las mejillas.

Las inyecciones de toxina botulínica a menudo se utilizan en combinación con rellenos dérmicos para lograr el rejuvenecimiento facial general.